solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

lunes, 17 de abril de 2017

La luz es sepultada por cadenas y ruidos


“Concrete jungle”, de Bob Marley (1973), y “Jungla de cemento”, de Annie y sus Amazonas (1989)


La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.

(Federico García Lorca. Estrofa final de “La aurora”, en Poeta en Nueva York.)


Empiezo hoy una nueva serie, titulada “Es una jungla allá afuera”, dedicada a canciones sobre la ciudad como un lugar lleno de ferocidad y peligro, una selva gris dispuesta a engullir al débil o ahogar al incauto.



Como primera entrega de la serie, van dos canciones con el mismo título, “Jungla de cemento”. La primera canción es un temazo genial; la segunda es muy mala, pero su bizarrez al menos, me juego, les arrancará una sonrisa.

Empecemos con la canción buena, “Concrete jungle”: en mi humilde opinión, una de las mejores del gran Bob Marley y The Wailers, primer corte de su LP Catch a fire. No la compuso Bob, pero él hizo la única, la mejor versión del tema. Yo soy fan de Bob, así que no seré muy subjetivo: es un músico que no solo hizo grandes temas, sino que tiene algunos grandes discos, buenísimos de principio al final, como Exodus, Rastaman Vibration, Natty Dread, Survival, Uprising, Kaya… En ese listado, Catch a fire (lanzado en abril del 73, hace 44 años ya, increíble) nunca fue uno de mis discos favoritos, pero sí tiene esta joya de canción.

Elegí la versión que grabaron en vivo en Londres, en el programa The Grey Old Whistle Test, donde en general tocaban roqueros; muchos tiraron la bronca por la aparición en el programa de The Wailers, porque se creía que el reggae no era “música seria” (jaja, ¡como si el rock fuera música seria! Siempre hay un roto para un descosido, se ve). De entrada en el clip uno lo ve a Aston Barrett en el bajo, y en el segundo 12 del clip se abre el encuadre para mostrar a los demás Wailers (“gimientes”, “lamentadores”), entre ellos a Bunny Wailer, disfrazado de Dictador de Costapobre mezcla Cirque du Soleil con un balde en la cabeza y bailando con tanta tranquilidad como desvergüenza, y al enorme Peter Tosh en guitarra, con su gorrito rojoamarilloverde y lentes oscuros (diría: innecesarios).

Pero no se distraigan con la facha de los músicos, porque esa intro es espectacular, tan rítmica como inquietante, y desemboca como van a dar los ríos en la mar justo en la inconfundible voz de Bob, que abre con los hermosos y bajoneantes versos iniciales: 

“Ningún sol brillará en mi día hoy, la alta luna amarilla no saldrá a jugar”.

En cada verso, los Wailers, a la vez que tocan sus respectivos instrumentos (salvo Bunny, que casi tiene la batería de adorno) hacen los coros, contrapunteando el desesperado ruego del cantor que, hundido en una jungla de cemento donde siempre es de noche, no puede encontrar el amor, aunque intuye, espera, ruega que esté en algún lado, escondido en medio de la jungla gris donde “vivir es más difícil” y donde “tenés que hacer lo que puedas”.

El cantor pide ayuda, ayuda de cualquiera, de alguien que le dé una mano, pero se ve que ya están, como en “Yira yira”, “secas las pilas de todos los timbres que vos apretás” y solo recibe, como respuesta a sus súplicas, silencio e indiferencia.

A pesar de que no tiene grilletes, él sabe que no es libre: la ciudad es la cárcel, y las paredes de los edificios lo mantienen en cautiverio, aunque él esté del lado de afuera.
Anuncia, en unos versos hermosos y trágicos, que “nunca conocí la felicidad, nunca supe qué es una  caricia” y sin embargo, como en “Vesti la giubba” (vean el posteo 34), se ríe “como un payaso”, cuando lo que debería hacer es llorar.

La ciudad, la jungla personificada, es quien le grita, quien no lo deja en paz, quien lo amenaza con una eterna maldición indefinida: “Jungla de cemento: ¿qué me tenés preparado ahora?”.


Concrete jungle

No sun will shine in my day today
The high yellow moon won't come out to play
I said darkness has covered my light,
and has changed my day into night.
Where is the love to be found?
Won't someone tell me?

'Cause my sweet life
must be somewhere to be found
Instead of concrete jungle
Where the living is harder
Concrete jungle.
Man, you got to do your best.

No chains around my feet,
but I'm not free,
I know I am bound here in captivity;
G'yeah, now - I've never known happiness;
I've never known what sweet caress is -
Still, I'll be always laughing like a clown;
Won't someone help me?
'cause I, I've got to pick myself
from off the ground

In this a concrete jungle,
I said, what do you got for me now?
Concrete jungle,
won't you let me be now?

I said that life
it must be somewhere to be found
Oh, instead: concrete jungle,
collusion, confusion,
Concrete jungle: baby, you've got it in.
Concrete jungle,
what do you got for me now?
Jungla de cemento

Ningún sol brillará en mi día hoy,
la alta luna amarilla no saldrá a jugar.
Digo que la oscuridad cubrió mi luz
y transformó mi día en noche.
¿Dónde podré encontrar el amor?
¿Alguien me lo dirá?

Pues mi dulce vida
debe estar en algún lado
en vez de esta jungla de cemento
donde vivir es tan difícil.
Jungla de cemento: hombre,
tenés que hacer lo que puedas.

No hay cadenas en mis pies,
pero no soy libre.
Sé que estoy atado aquí, en cautiverio.
Nunca conocí la felicidad,
nunca supe qué es una dulce caricia,
e igual siempre me río como un payaso.
¿Es que nadie va a ayudarme?
Porque tengo que levantarme
del suelo.

En esta jungla de cemento
digo: ¿qué tienes guardado para mí ahora?
Jungla de cemento:
¿ya no me vas a dejar en paz?

Digo que la vida
debe estar escondida en algún lado
en vez de esta jungla de concreto,
confabulación, confusión,
Jungla de cemento: nene, estás adentro.
Jungla de cemento:
¿qué tienes guardado para mí ahora?


Pasemos ahora a la otra “Jungla de cemento”, esta vez en castellano, por el grupo de rock-pop peruano ochentoso Annie y sus Amazonas.

Ya de entrada, por los peinados y la pinta de Annie y por la musicalización, nos damos cuenta enseguida de que estamos en los ochenta. Aquí la idea es un poco diferente que en “Concrete jungle”. La protagonista, secundada por sus dos cómplices al mejor estilo “Los Chunguitos”, ya vive en la jungla, y viaja a la ciudad con una misión concreta: capturar a un varón-león, a ese “rey de la selva”, un feroz animal macho.

Ella, Annie, tiene miedo del león feroz, porque no sabe “cómo reaccionará” (aunque no parece difícil, la verdad, imaginar cómo reaccionaría un león feroz al ser capturado, ¿no?). En su camino por la jungla de cemento, va encontrando diferentes animales (en el clip se ve claramente que esos animales son los varones, uno que cambia una rueda de auto, otros que bailan, otros que simplemente están ahí mirándolas y peleando “al andar” “en sus carros de acero” (el clip aclara, aunque no hacía falta, que son automóviles).

Annie y sus Amazonas sacan fuerza de flaqueza y avanzan hacia la guarida del feroz león, anunciando que “no debo echarme atrás”. A partir del minuto 3 del videoclip, se meten las tres, ahora vestidas de gala, en una casa, donde encuentran al tipo con máscara que, no sabemos por qué, se está riendo: lo atacan a pleno baile y Annie le tira un besito fatal, él se quiere escapar pero lo tienen rodeado, lo golpean sin golpearlo, lo empujan escaleras abajo, hasta donde están, quién sabe por qué, los demás varones sentados, y todos bailan.

En el minuto 4, Annie y sus Amazonas regresan de la jungla de cemento, con el varón-león ya capturado, atado y acarreado como lo que es: como un animalito. En el 4:10, tras decir que “Veo que ha quedado medio muerto”, Annie le mueve la cabeza y hace un gestito como diciendo: “Qué se le va a hacer”. Y entonces, aclara que al ex-rey “le espera la peor condena”.

Acá uno imagina que, por lo menos, se lo van a comer vivo: ese Comando Terrorista Natural Femenino arrasa con el patriarcado y vence a las malignas fuerzas de la urbanización y el machismo. Pero no. En una total decepción (para mí al menos), la “peor condena” es: … “conmigo se casará” (y el videoclip muestra, para asustarnos, ¡un títere de cura católico! Y en el minuto 5, Annie y sus Amazonas aparecen vestidas de blanco, arrastrando al “león” aún atado y con antifaz hasta la iglesia, donde quedará condenado a ser el marido de esa salvaje, que, como toque final, tira el ramo hacia atrás, muy contenta. Marley intuía que el amor estaba escondido en algún lado de la jungla: Annie no duda, ella va, entra y lo atrapa y lo saca a la fuerza e incluso obtiene papeles para su unión. 

Más allá del derrape final y de el alto octanaje de bizarrez, “Jungla de cemento” tiene, considero, algo interesante: la idea de que hay vida fuera de la jungla de cemento, y que uno puede entrar y salir de esa selva, que no estás condenado a malvivir allí, rodeado de animales feroces y de asfalto gris (como sucede en la canción de Marley y en las que seguirán en las próximas semanas); un cierto optimismo de que podés vencer a la jungla, aunque al igual que Annie, uno puede terminar, al vencer, convertido sin saber bien cómo en un animalito más.



Jungla de cemento
Camino en la jungla de cemento
estoy buscando un león.
Dicen que se esconde muy adentro
y tiene fama de feroz.
Confieso que tengo miedo,
no sé cómo reaccionará.
Será el rey, pero yo lo capturaré.

Encuentro animales diferentes,
pelean siempre al andar,
van corriendo en sus carros de acero,
el más recio ganará.
Es todo tenebroso,
no debo echarme atrás.
Será el rey, pero yo lo capturaré.

Regreso de la jungla de cemento,
he capturado al león.
Veo que ha quedado medio muerto
ese animal feroz.
Le espera la peor condena:
conmigo él se casará.
Será el rey, pero yo lo capturaré.
¡Y lo capturé!
Y conmigo se casará.
Será el rey, pero yo lo capturaré.
¡Ya lo capturé!


Y eso es todo por hoy.

Se despide hasta la próxima, mientras se balancea entre las lianas con la canción de Baltimora de fondo:


DJ Vago

martes, 11 de abril de 2017

No es tintorería


“The House of the Rising Sun” (“La Casa del Sol Naciente”), original del siglo XIX, versión de The Animals (1964) y diversas versiones entre 1933 y 2014



Hace mucho que no posteo, se habrán dado cuenta. Es que en marzo escuché que iba a haber paro aunque aún no se había definido la fecha, así que por las dudas paré todo el mes y una semanita de yapa. Me podrán decir muchas cosas, pero carnero nadie me va a decir.

Aquí vuelvo, entonces. Después de haber ido a mi propio entierro solo y llorando, regreso con toda la energía que me caracteriza, para cerrar la serie de “Grandes voces” y también la de “Original versus cover”, que les dije que ya había terminado en el posteo anterior (sobre “Total eclipse of the heart”) pero me arrepentí, así que cierra hoy también y mano a mano hemos quedado.

La canción elegida hoy es “La Casa del Sol Naciente”, una canción que muy probablemente conocen, y seguramente en la archifamosa versión de The Animals de 1964 que es, sin dudas, espectacular, con la gran voz de Eric Burdon, un puñal de acero en tus oídos.



El clip es buenísimo también, pura simplicidad: ellos de traje gris, moviéndose muuuy leeentooo en una pausada coreografía minimalista. Eric tiene esa cara de Jaimito malcriado que va bien con la canción, pero esa voz de barítono es inesperada y notable. Alan Pryce es quien toca ese tecladito de iglesia enloquecedor. Seguro la recuerdan a la canción, pero aquí va:



Por su duración de más de 4 minutos, las radios se negaron casi unánimemente a pasar la canción, que sin embargo supo escalar hasta el tope de los charts. Es que esa voz de Eric es un mazazo al mentón. La canción es un cover de Bob Dylan (el Premio Nobel, sí), quien la había grabado en el 62 y a su vez la había tomado de un arreglo de Dave Van Ronk (que tampoco es el creador de la canción original). Antes de eso la había grabado también Joan Baez y por esos años la grabó también Nina Simone, y otros más. Pero todas esas versiones, algunas buenísimas, quedaron opacadas por la contundencia y la fama de la versión de The Animals. El mismo Bob Dylan, de quien seguramente The Animals tomaron el tema, dejó de cantarla después del 65, porque la gente lo acusaba de estar robándole la canción a The Animals…

Desde los sesentas en adelante, todos los covers que se hicieron (abajo les compartiré cuatro, de Johnny Hallyday en francés en 1964, de Frijid Pink en 1970, de Dolly Parton en los ochentas y de la banda heavy metal Five Finger Death Punch en 2014, pero hay montones de covers) fueron y son hechos a partir de la versión de Los Animales.

Volviendo a la canción, en la versión de The Animals: la letra no habla, como podríamos pensar, del país del Sol Naciente, Japón. Habla de un local que se llama “La Casa del Sol Naciente”, pero no es una tintorería japonesa ni un expendio de sushi. Se trata de un cabarute, una “casa de mala vida” ubicada en el sur de los Estados Unidos, en Nueva Orleans (no casualmente la cuna del blues, del jazz y, por qué no, de todo lo que vino después).

El cantor (varón, en esta versión) comenta cómo esa casa maligna fue su perdición, al igual que la de muchos otros jóvenes, pobrecitos, que cayeron por la canaleta del vicio y el juego:

The House of the Rising Sun

There is a house in New Orleans
they call the Rising Sun
And it’s been the ruin of many a poor boy
and God, I know I’m one.

My mother was a tailor,
sewed my new blue jeans,
My father was a gambling man
down in New Orleans.

Now the only thing a gambler needs
is a suitcase and a trunk
And the only time he’s satisfied
is when he’s on a drunk.

Oh mothers tell your children
not to do what I have done,
Spend your life in sin and misery
in the House of the Rising Sun.

Well, I’ve got one foot on the platform,
the other foot on the train
And I’m going back to New Orleans
to wear that ball and chain.

Well, there is a house in New Orleans they call the Rising Sun
And it’s been the ruin of many a poor boy and God, I know I’m one.

La Casa del Sol Naciente

Hay una casa en Nueva Orleans,
la llaman del Sol Naciente,
y ha sido la ruina de muchos pobres chicos
y dios, sé que soy uno de ellos.

Mi madre era costurera,
cosió mis nuevos blue jeans.
Mi padre era un apostador
abajo en Nueva Orleans.

Bueno, lo único que necesita un jugador
es una maleta y un baúl
y el único momento en que está satisfecho
es cuando está de borrachera.

Oh madres, díganles a sus niños
que no hagan lo que hice yo:
gastar su vida en pecado y miseria
en la Casa del Sol Naciente.

Bien, tengo un pie en el andén
y el otro pie sobre el tren,
y estoy volviendo a Nueva Orleans
para llevar esa bola y esa cadena.

Bien, hay una casa en Nueva Orleans
que llaman del Sol Naciente
y ha sido la ruina de muchos pobres chicos
y dios, sé que soy uno de ellos.


El cantor describe la casa, cuenta la triste historia de su padre apostador (que, indirectamente, parece ser culpable del destino del hijo) y les aconseja a las madres (a todas las madres en general) que eviten que sus hijos hagan lo que hizo él: pasárselo de joda en el cabarute. Lo curioso es que después de toda esa intro y del raconto y de la advertencia moral-maternal, la conclusión es: me vuelvo para Nueva Orleans para retomar esa vida de disipación (suponemos que yendo todas las noches al mismo tugurio). Él lo dice como si fuera una condena que debe cumplir (incluso utiliza una metáfora carcelaria: “voy a ponerme esos grilletes y atarme esa bola de plomo”). Pero objetivamente, no hay nadie que lo esté obligando, pareciera, a volver a la Casa del Sol Naciente a chupar y apostar y putañear. Sería algo así como una adicción que le agarró, y que ya no puede abandonar: “Si soy así, qué voy a hacer”, etcétera.

Pero en su versión original (y en todos los covers previos a 1964, incluyendo los de Dylan, Baez y Simone), la letra es un poco distinta. Un poco, pero importantemente: porque la cantora es mujer. Y en este tema, ese cambio de género en el narrador es esencial (pasaba también, si recuerdan, en “Las chicas solo quieren divertirse”, que comenté recientemente). 
La canción original nació en algún lugar de Inglaterra, en algún momento del siglo XIX, y era una canción de suburbios que cantaban los trabajadores de clase baja, sobre una chica que cayó en la mala vida y se lamenta por ello (eso emparenta esta canción con la hermosa canción irlandesa “Siúil a rún”, que comenté en el posteo 60 en enero de 2014).

De Inglaterra viajó a los barrios bajos sureños de los Estados Unidos, y allí adquirió, a partir de los años 30, su ritmo de blues, aunque deberían llegar los años 40 para que se le pegara la melodía nueva, la que conocemos hoy. Abajo les pondré un popurrí de links correspondientes, por si quieren pispear cómo era la melodía original y cómo, en los 40, Josh White le cambió la letra y la melodía pero no le pegó bien con el ritmo.

Lo que me interesa, para ir cerrando este posteo, es comparar esta letra original con la que leyeron arriba: aquí es una chica la que cuenta su triste historia. Acá queda muy claro, enseguida, que ella no tuvo mucha elección en su destino: fue engañada por un varón (un atorrante borracho y malagente), que la sedujo y la llevó, siendo ella tan joven y tan tonta, pobrecita (lo dice ella misma, eh, no la estoy bardeando yo) a desoir los consejos de la madre costurera (“si la hubiera escuchado, hoy estaría en mi casa”) y terminar prostituyéndose en un burdel (la famosa Casa del Sol Naciente). Esta es la hija de la costurerita que dio el mal paso, entonces, y su “enamorado” se la pasa emborrachándose de pueblo en pueblo, con ella siguiéndolo, porque así y todo se ve que lo quiere igual, o que no lo quiere pero no puede dejarlo. Y hacia el final, ya con su vida perdida (por más que ella aún es joven, considera que está cerca de morir) se vuelve, porque no tiene otra opción en la vida, a Nueva Orleans, de regreso al burdel, para terminar sus días como prostituta en la casa del Sol Naciente. En el medio, antes de despedirse, le ruega a quien escucha que le avise a su hermanita que no siga sus pasos, que nunca vaya a esa casa maldita en Nueva Orleans.

O sea: aquí sí se entiende la historia, aquí sí podemos compadecernos del terrible destino de la cantora y darnos cuenta de que es una canción tristísima esta, y probablemente (muy probablemente) basada en hechos reales, porque el mundo es un lugar terrible e injusto, pero más todavía lo es si sos mujer y joven y pobre.

The House of the Rising Sun

There is a house in New Orleans
they call the Rising Sun.
It’s been the ruin of many a poor girl
and me, O God, for one.

If I had listened what Mama said,
I’d be at home today.
Being so young and foolish, my Lord,
let a rambler lead me astray.

Go tell my baby sister
never do like I have done
To shun that house in New Orleans
they call the Rising Sun.

My mother she’s a tailor,
she sewed these new blue jeans.
My sweetheart, he’s a drunkard, Lord God, drinks down in New Orleans.

The only thing a drunkard needs
is a suitcase and a trunk.
The only time he’s satisfied
is when he’s on a drunk.

Fills his glasses to the brim,
passes them around.
Only pleasure he gets out of life
is hoboin’ from town to town.

One foot is on the platform
and the other one on the train.
I’m going back to New Orleans
to wear that ball and chain.

Going back to New Orleans,
my race is almost run.
Going back to spend the rest of my days beneath that Rising Sun
La Casa del Sol Naciente

Hay una casa en Nueva Orleans,
la llaman del Sol Naciente,
y ha sido la ruina de muchas pobres chicas
y yo, oh dios, soy una de ellas.

Si hubiera escuchado lo que decía mi madre
estaría en mi casa hoy;
por ser tan joven y tonta, mi dios,
dejé que un viajero me llevara a la perdición.

Vayan y díganle a mi hermanita
que no haga nunca lo que yo hice:
que le huya a esa casa en Nueva Orleans
que llaman del Sol Naciente.

Mi madre era costurera,
cosió estos nuevos blue jeans.
Mi enamorado es un borracho, oh dios,
que bebe abajo en Nueva Orleans.

Lo único que necesita un jugador
es una maleta y un baúl.
El único momento en que está satisfecho
es cuando está de borrachera.

Llena sus vasos hasta el borde
y los pasa alrededor,
el único placer que tiene en lavida
es vagabundear de pueblo en pueblo.

Un pie está en el andén
y el otro está arriba del tren,
y estoy volviendo a Nueva Orleans
para llevar esa bola y esa cadena.

Me vuelvo a Nueva Orleans,
mi carrera está casi terminada.
Regreso a pasar el resto de mis días
tras aquel Sol Naciente.


En síntesis: interesante cómo cambió la letra, ¿no? Musicalmente, el cover de The Animals la mejoró un montón; pero la letra quedó edulcorada y perdió, diría yo, toda su fuerza. Así que la conclusión sería: qué sé yo, cuál sería la conclusión. Solo sé que soy un pobre chico, no me atosiguen.

Con esto termina mi comentario, me despido con los links a los diferentes covers (en muchos  casos, alcanza con escuchar pocos segundos para cazar por dónde va la onda).

Por Tom Clarence Ashley, Doc Walsh y Gwen Foster, la primera grabación conocida del tema, en 1933:


Por Woody Guthrie, en los 40:


Por Libby Holman, con arreglo de Josh White, en los años 40. Fíjense que la melodía ya se parece a la “actual”, pero Libby la cantaba tan lento que es difícil reconocerla:


Por Leadbelly, cerca de los años 50:


Bob Dylan, en 1961, ya con la nueva melodía pero aún con la letra en femenino:


Por Joan Baez en 1960:


Por Nina Simone en 1962, con todo el ritmo y con una clase magistral de skat al final, una gran versión:


Ahora las versiones post-Animals:

“Le penitencier”, por Johnny Hallyday, de fines del 64. Musicalmente, idéntica a la versión de The Animals, incluso en el tecladito básico de fondo. La letra, además de estar en francés, está totalmente cambiada, porque acá ya no hay Casa del Sol Naciente, sino un presidiario condenado a cadena perpetua que se lamenta de su suerte y advierte a las madres que lleven a sus hijos con rienda corta para que no les pase lo mismo que a él:



Por Frijid Pink, en 1970, más funky y flowerpower, también con un buen vocalista, pero no como Eric:



Por Dolly Parton, con música de película mala de comienzos de los ochenta (para usar el nombre técnico: una musicalización chotísima) y una letra modificada por ella para hacerla más melodramática, por si hacía falta. Si no fuera por esos detalles, no estaría mal la versión, porque Dolly tiene muy buena voz:


Cover metalero de Five Finger Death Punch (2014), con un videoclip mezcla Mad Max con espaguetti western (tarda como dos minutos en empezar el cover, no se impacienten):


Si vienen por los suburbios, sepan que hay allí una casa que llaman del Sol Poniente, que es donde paso la mayor parte de mis días, oh dios, durmiendo para mi perdición.

Desde allí los saludo hasta quién sabe cuándo:


DJ Vago

martes, 21 de febrero de 2017

Empezó como Hogwarts, ahora es El Señor de las Moscas



“Total eclipse of the heart”, de Jim Steinman, por Bonnie Tyler (1983) y diversos covers


Hoy cierro la serie “Original versus cover” con un tema ochentoso a full, que nos permitirá adentrarnos en el profundo mar de la cursilería sentimental, los peinados con permanente, los videoclips bizarros y, al llegar a los covers, el humor.



La canción en cuestión es “Eclipse total del corazón”, de Jim Steinman, en la inolvidable y archifamosa interpretación de la cantante galesa Bonnie Tyler. Este tema formó parte del disco Faster than the Speed of Night (“Más rápido que la velocidad de la noche”, un juego de palabras que anticipa la onda del disco), y fue el mayor hit de su carrera, llegando al tope de los charts en diversos países (incluyendo Gran Bretaña) y vendiendo más de seis millones de discos.



La canción es de Jim Steinman, lo que así suelto puede no decirles mucho, pero si recuerdan (o pispean) mi nota “Sexo, escabio, rocanrol y carnes grasas” (posteo 26, abril de 2013), sobre un tema de Meat Loaf, verán que Steinman es el compositor de esos temas larguísimos, dramáticos y teatrales que tan bien interpretó Meat y que hicieron que el disco Bat Out of Hell fuera un éxito mundial.

En efecto, a partir de ese éxito de Meat Loaf, Bonnie Tyler decidió acercarse a Jim Steinman y pedirle (rogarle, más bien) que compusiera-produjera una canción para ella. Steinman tenía una canción de amor vampiro (pensada a partir del personaje de Nosferatu y probablemente pensada para la voz de Meat Loaf) y decidió dársela a Bonnie. La canción era larguísima, y súperdifícil (en un primer momento, Bonnie pensó que era directamente imposible de cantar). Pero se sobrepuso, y esa canción vampírica y sentimental de amor en la oscuridad y de añoranza de la luz se convirtió en un gran éxito.

La canción está protagonizada por la cantora (podría ser varón, claro, pero como canta Bonnie, supongamos que es una mujer, por ahora) que le habla a su amado, a quien llama “ojos brillantes” (¡vampiro!) y le pide que se dé vuelta (o que se pegue una vuelta, más bien), porque está cansada, y sola, y cansada de estar sola, y aterrada (hasta que lo ve a él, lo que, aunque debería generarle más terror, la tranquiliza).

Le dice que venga, porque esta noche lo necesita más que nunca, y le promete que si se agarran fuerte, ya nunca más van a soltarse (“quedaremos sujetos para siempre”: ¡mordida vampírica!). Y ese amor de terror la tiene a ella totalmente subyugada, ese amor es “como una sombra sobre mí todo el tiempo”, y siente que vive en un polvorín, rodeada de barriles de pólvora, y que ellos, cuando están juntos, largan chispas, lo que no es, por supuesto, una buena combinación, como bien sabía José de San Martín cuando prohibió el uso de espuelas en el polvorín de El Plumerillo (esta referencia es porque se están cumpliendo 200 años del Cruce de los Andes, y yo soy muy de las efemérides, viste). Y ella cierra su alegato con la elocuente frase: “Para siempre comenzará esta noche”, lo que, si quedaba alguna duda, refuerza la idea del amor como un pacto vampiro de sangre que, aunque se teme, se anhela más.

Pero parece que el vampiro está mordiendo a otras víctimas o de vacaciones en Transilvania, porque no acude al llamado de ella, que se queda ahí, desmoronándose, con el cuello intacto, sola en la oscurísima noche sin luna y con su corazón igualmente eclipsado (y nada de eclipses parciales: ni una gota de luz hay en su interior).

La canción viene acompañada con un videoclip totalmente bizarro, protagonizado por Bonnie y su peinado y su vestido-batón blanco en una especie de colegio donde, por la noche, suceden cosas muy, muy extrañas, y donde “ojos brillantes” tiene linternas en los ojos, porque si vamos a ser literales, vamos a serlo cienporcién. Seguramente ya conocen la canción y el clip, pero bueno, nunca está de más una dosis de Bonnie Tyler para reírse un rato, o deprimirse, o ambas cosas a la vez.





Total eclipse of the heart

Turn around,
every now and then I get a little bit lonely
And you're never coming round
Turn around,
every now and then I get a little bit tired
Of listening to the sound of my tears
Turn around,
every now and then I get a little bit nervous
That the best of all the years have gone by
Turn around,
every now and then I get a little bit terrified
And then I see the look in your eyes
Turn around bright eyes,
every now and then I fall apart
Turn around bright eyes,
every now and then I fall apart

And I need you now tonight
And I need you more than ever
And if you only hold me tight
We'll be holding on forever
And we'll only be making it right
'Cause we'll never be wrong together
We can take it to the end of the line
Your love is like a shadow on me all of the time (all of the time)
I don't know what to do
and I'm always in the dark
We're living in a powder keg
and giving off sparks
I really need you tonight
Forever's gonna start tonight
Forever's gonna start tonight

Once upon a time I was falling in love
But now I'm only falling apart
And there's nothing I can do
A total eclipse of the heart
Once upon a time there was light in my life
But now there's only love in the dark
Nothing I can say
A total eclipse of the heart

Turn around bright eyes,
every now and then I fall apart
Turn around bright eyes,
every now and then I fall apart

And I need you now tonight
And I need you more than ever
And if you only hold me tight
We'll be holding on forever
And we'll only be making it right
'Cause we'll never be wrong together
We can take it to the end of the line
Your love is like a shadow on me all of the time
(all of the time)
I don't know what to do
and I'm always in the dark
We're living in a powder keg
and giving off sparks
I really need you tonight
Forever's gonna start tonight
Forever's gonna start tonight

Once upon a time I was falling in love
But now I'm only falling apart
And there's nothing I can say
A total eclipse of the heart
A total eclipse of the heart

Turn around bright eyes
Eclipse total del corazón

Date vuelta,
de vez en cuando me siento un poco sola
y tú nunca estás cerca.
Date vuelta,
de vez en cuando me siento un poco cansada
de escuchar el sonido de mis lágrimas.
Date vuelta,
de vez en cuando me pone un poco nerviosa
que lo mejor de la vida haya pasado.
Date vuelta,
de vez en cuando me siento un poco aterrada
y luego veo esa mirada en tus ojos.
Date vuelta, ojos brillantes,
de vez en cuando me derrumbo.
Date vuelta, ojos brillantes,
de vez en cuando me derrumbo.

Y esta noche te necesito
y te necesito más que nunca
y si me sujetas con fuerza
quedaremos sujetos para siempre
y estaremos haciendo lo correcto
porque nunca podríamos equivocarnos juntos
podremos enfrentarnos a lo que sea,
tu amor es como una sombra sobre mí todo el tiempo (todo el tiempo)
No sé que hacer,
siempre estoy a oscuras,
Vivimos en un polvorín
y largamos chispas.
De verdad te necesito esta noche.
Para siempre va a empezar esta noche.
Para siempre va a empezar esta noche.

Había una vez me estaba enamorando
pero ahora sólo me estoy desmoronando
y no hay nada que pueda hacer,
un eclipse total del corazón.
Había una vez había luz en mi vida
pero ahora solo hay amor en lo oscuro.
Nada puedo decir,
un eclipse total del corazón.

Date vuelta, ojos brillantes.
De vez en cuando me derrumbo.
Date vuelta, ojos brillantes.
De vez en cuando me derrumbo.

Y esta noche te necesito
y te necesito más que nunca
y si me sujetas con fuerza
quedaremos sujetos para siempre
y estaremos haciendo lo correcto
porque nunca podríamos equivocarnos juntos
podremos enfrentarnos a lo que sea,
tu amor es como una sombra sobre mí todo el tiempo (todo el tiempo)
No sé que hacer,
siempre estoy a oscuras,
Vivimos en un polvorín
y largamos chispas.
De verdad te necesito esta noche.
Para siempre empieza esta noche.
Para siempre empieza esta noche.

Había una vez me estaba enamorando
pero ahora solo me estoy desmoronando
y no hay nada que pueda decir,
un eclipse total del corazón.
Un eclipse total del corazón.

Date vuelta, ojos brillantes.

La canción tuvo millones de covers, algunos buenos, otros malos, otros graciosos.

Nicky French hizo un cover en el 95, utilizando la versión corta de la canción y dándole un ritmo más bailable y rápido, y fue un exitazo:


Ese mismo año, la banda noruega Hurra Torpedo hizo un genial cover cantando la canción con el acompañamiento de… una cocina entera:


En 2011 L´Aura (Laura Abela) hizo una versión en italiano, la cantó con Nek y tuvo éxito también, lo que nos muestra que la canción le dio de comer a mucha gente, a lo largo de las décadas:


También hubo versión en castellano, en alemán e incontables covers, como el de Westlife (cantado por varones), los de las infinitas versiones de los realitys The Voice y Idol, la serie Glee, etcétera, etcétera. Ninguno vale mucho la pena, en mi opinión.

Tal vez mi favorito sea el cover de Metallica, en vivo, en el que le agrega rock y unas cuantas malas palabras a la canción, haciéndola menos melosa y dándole mucha, mucha más onda. Por momentos, parece una joda, pero al final del día, creo que mejoran la canción 100%, en especial al final, cuando la aceleran:


Y el videoclip bizarro de Bonnie Tyler generó, por sí mismo, un cover memorable, con el que cierro este recorrido, llamado “versión literal del video” (2009), en el cual la letra de la canción se reemplaza por una descripción de lo que está sucediendo en el clip (y comentarios sobre ello). Es de las cosas más graciosas que escuché en mi vida. No encontré en la web una versión con los subtítulos en castellano, así que aquí (en un esfuerzo enorme de mi parte, que espero aprecien) adjunto la transcripción en inglés y la traducción correspondiente. Pero si pueden, lean a la vez que ven el videoclip, porque es súpergracioso, e incluye montones de chistes y referencias, como las menciones de Evita, Arthur Fonzarelli (el personaje “Fonzi”, canchero peinado con gel campera de cuero, de la sitcom Días felices), Rocky, Ringo Starr, Glee y mi favorita, la referencia literaria con la que titulé este posteo.


Pan the room.
Random use of candles, empty bottles and cloth.
and can you see me through this fan?
Slo-mo dove.
Creepy doll, a window, and that looks like a bathrobe,
then a dim-lit shot of danglin balls.
Metaphor?
Close-up of some candles and dramatically posing,
then, stock footage of a moon in the sky.
Bottle shot.
Messing up my close-up with a floating blue curtain,
now let´s see who´s coming in from outside.
Double doors open.
Why aren´t I reacting in this shot?
Ringo Starr?
Lined eyes.
Guess I should be acting but I´m not.
Door´s ajar.
Wander through a hall with doors that magically open
and this classroom has a fan.
Open shirts.
Now it´s getting creepy,
you can tell by my staring
it´s a long time since I´ve been with a man.
Stupid chair.
Emo Kid is throwing slo-mo dove at my face,
I guess that means that he just flipped me the bird.
Locker room.
Staring at the swim team gets you killed by a gang
of dancing ninja men who know how to twirl.
Spin around… ninjas!
Then a bunch of preppies make a toast.
Drinking wine douchbags.
Most of it just ends up on the floor.
And they shouldn´t fence at night
or they´re going to hurt the gymnasts.
Why do they play football inside?
Here´s another shot of fencing.
And I´ve mostly been lit from behind.
Whatch these shadows run off.
I walk onto a terrace, where I think I´m alone,
but Arthur Fonzarelli´s got an army of clones.
Fonzi´s been cloned.
They do the Macarena,
bot I´m still not impressed,
they beg for me to dance with them,
but not in this dress!
I´ll pose like Rocky tonight!
I´m running up a bunch of stairs.
Strip football and surprise mirror!
 Here´s where I pretend to be Eva Perón,
look at me, I´m lifting my arms.
There´s nothing else to shoot,
so zoom camera under this arch.
Leaning on myself, because there´s two of me here,
but now there´s only one in this shot,
I pull my feathered hair
whenever I see floating cloth.






Blind possessed choir boys.
Get out of my way, I´ve gotta pee!
Zombie cult?
Never mind. I just went on the floor!
Now I need to find a mop.                                            
Look at me now!
Emo Kid wears too much make-up.
Now, watch a bunch of half-naked guys                    
(hairless chests)
as they dance around in diapers.
And I´ve joined the Glee Club of the Damned
(reference joke),
look, the fog machine´s on!
What kind of private school would let in these kind of guys?
It started out as Hogwarts,
now it´s Lord of the Flies!
(I hated that book).
I´m swaying side to side,
these dancers need to stop,
the gayest man on Earth would call this over the top!
I whip my head to the right!
I´ll never go to church again.
I think I lost a contact lens.
When did spazzing out qualify as a dance?
Kneeling like I want to throw up.
What the effing crap?
That angel guy just felt me up!
Here´s a line of guys, I was wearing a dress,
but now they´ve got me wearing a suit.
One kid´s running late,
I think he´s too young for this school.
I´m totally shaking his hand.
Mullet with headlights?
Over-surprised guy. Weirded out.

Paneo a la sala.
Uso aleatorio de velas, botellas vacías y ropa,
y ¿podés verme a través de este ventilador?
Paloma en cámara lenta.
Muñeca creepy, una ventana, y eso parece una bata,
luego una toma en penumbras de bolas colgantes.
¿Metáfora?
Primer plano de unas velas y pose dramática,
luego foto de archivo de luna en el cielo.
Toma de botella.
Arruino mi primer plano con una cortina azul flotante,
ahora veamos quién viene desde afuera.
Las puertas dobles se abren.
¿Por qué no reacciono, en esta toma?
¿Ringo Starr?
Ojos con rímel.
Supongo que debería estar actuando, pero no.
Ajuar de puertas.
Camino por un hall con puertas que se abren mágicamente,
y esta aula tiene ventilador.
Camisas abiertas.
Ahora se está volviendo creepy,
podés notar por mi mirada fija
que hace largo tiempo no estoy con un hombre.
Silla estúpida.
El chico emo lanza la paloma lenta en mi cara.
Supongo que significa que me lanzó el pájaro (“me hizo la seña de fáquiu”).
Vestuario.
Mirar al equipo de natación puede terminar en que te mata una pandilla de ninjas bailarines que saben cómo girar. ¡Ninjas giradores!
Luego un montón de púberes hacen un brindis.
Bebedores de vino idiotas:
la mayor parte termina en el piso.
Y no deberían hacer esgrima de noche,
o van a herir a los gimnastas.
¿Por qué juegan fútbol adentro?
Acá hay otra escena de esgrima.
Y yo estoy iluminada mayormente desde atrás.
Mirá cómo se van estas sombras.
Me subo a una terraza donde creo que estoy sola,
pero Arthur Fonzarelli tiene un ejército de clones.
(Fonzi fue clonado.)
Ellos hacen la Macarena,
pero igual no estoy impresionada.
Me ruegan que baile con ellos,
pero ¡no en este vestido!:
¡Posaré como Rocky esta noche!
Subo corriendo un montón de escaleras.
Strip-fútbol y espejo sorpresa.
Acá es donde simulo ser Eva Perón,
mírenme, levanto los brazos.
No hay nada más que filmar,
así que hacé zoom abajo de este arco.
Me inclino sobre mí misma, porque hay dos yo acá,
pero ahora hay solo una en esta toma.
Me tiro del pelo esponjado
cada vez que veo cortinas flotantes.
(Recitado: Oh, me vendría bien usar un baño, pero la puerta está con llave. ¿Podría ayudarme?
Yo puedo abrirle la puerta. ¡Uahhh! ¡Oh, gracias, señor! ¿Cómo podría pagarle? Ahora te digo…
Ey, ¿este es el baño de damas?)
Chicos de coro ciegos poseídos,
¡salgan de mi camino, tengo que hacer pis!
¿Secta zombi?
Ya no importa, hice en el suelo.
Ahora tengo que encontrar un trapo de piso.
¡Ahora mírenme!
El chico emo usa demasiado maquillaje.
Ahora, miren un grupo de tipos medio desnudos
(pechos imberbes)
mientras bailan en pañales.
Y me uní al club Glee de los Condenados
(chiste con referencia)
¡Miren, se prendió la máquina de humo!
¿Qué clase de escuela privada deja entrar a pibes como estos?
Empezó como Hogwarts,
¡ahora es “El Señor de las Moscas”!
(odié ese libro).
Me bamboleo de lado a lado,
estos bailarines tienen que detenerse:
¡el tipo más gay de la Tierra diría que esto ya es demasiado!
Sacudo mi cabeza a la derecha.
Nunca volveré a ir a la iglesia.
Creo que perdí un lente de contacto.
¿Desde cuándo tener convulsiones califica como bailar? Me arrodillo como si fuera a vomitar.
¿Pero qué mierda…?
¡Este ángel me toqueteó!
Acá hay una hilera de chicos, antes llevaba un vestido pero ahora me hacen llevar un traje.
Un pibe llega tarde,
creo que es demasiado chico para este colegio.
Estoy dándole la mano.
Peinado cola de castor con linternas.
Pibe extra-sorprendido. Quedo atontada.


Y eso es todo por hoy. De vez en cuando me canso, pero mi noche comienza ahora mismo, y mi siesta será total y durará forever.

DJ Vago